Testimonio, Deja de pelear con tu cuerpo.

Toda mujer que alguna vez haya tenido algún conflicto con su cuerpo DEBE LEER ESTO. Gracias Dulce Villaseñor por escribir, compartir e inspirar. ¡Te quiero @doolcevita !

La cosa es que me cansé de odiarme. Me cansé de verme en el espejo y notar solamente defectos. De ver sólo la grasa y no la hermosa sonrisa que me cargo. De fijarme sólo en la celulitis y no en la profundidad de mis ojos. La cosa es que me harté de pelear conmigo a diario, de llevar más de diez años insultándome frente al espejo, de obsesionarme con mi cuerpo y olvidarme de todo lo bueno que tengo. De mis dos piernas y mis dos brazos, de mis manos con cinco dedos cada una. De mis dientes sin caries, fuertes, de mis dos senos sin cáncer, de mis cinco sentidos que han vivido, que han visto paisajes impresionantes y ciudades mágicas. De estos brazos que han abrazado infinidad de torsos y que pueden abrirse con facilidad. Estoy cansada de detestar este cuerpo tan valiente que se ha aventado en paracaídas a más de tres mil pies, que se ha lanzado en tirolesas y desafiado montañas rusas, que no le teme a los aviones y que incluso sabe tirar con arco como una buena sagitariana. Este cuerpo que ha amado otros cuerpos y que ha provocado placer en otras bocas, que camina a diario más de cien pasos y que sube y baja escaleras sin que le duela nada. Es hermoso. Es hermoso estar viva y por eso estoy cansada de vivirme con odio, con rechazo, con miedo de no ser amada por lo que soy sino por lo que debo ser. Y así, cansada de odiarme, me perdono por no ser perfecta, y me doy gracias por las carcajadas, por los amigos, por la música y el cine, por las horas en carreteras rodeadas de nubes igual de imperfectas y hermosas que yo.

¿Te has sentido así alguna vez? Escribe tu testimonio y empieza a sentirte como lo que eres: Una mujer sana y guapa! Contáctame en diana@nutandfood.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *